Dar en la diana cuando se refiere a presupuesto esta a la orden del día.

Lo primero que debemos entender es que hacer un proyecto web es invertir en un proyecto profesional. Un proyecto que tendrá funciones a realizar, generar clientes, aportar datos a los usuarios, servir de escaparate a futuros clientes…

Un proyecto web es trasladar un negocio físico a la red (INTERNET).

Esto quiere decir que debemos hilar muy fino para valorar lo que nos están vendiendo y el precio de ello.

No debemos cometer algunos errores.

  • No invertir en talento. En los últimos años han aparecido muchas personas que realizán proyectos web.
  • Precios bajos. Tenemos que entender que una web con un coste bajo, algo esconde. Normalmente un coste bajo es una web sencilla que no nos proporcionará la finalidad de nuestro proyecto, puede ser un gestor auto-instalado, una web de terceros…
  • Que no sepas de leyes no te exime de cumplirlas. El diseño web y la programación es una parte de la web. Otra muy importante es cumplir las normativas del comercio electrónico. Cuando hablamos de comercio electrónico no solo hablamos de website que venden, sino de toda web que este en INTERNET.
  • Web bien programada para MARKETING DIGITAL. El marketing digital es la rama que traslada la estrategia de un producto a las nuevas tecnologías. Es importante que la empresa que diseñe la web tenga conocimientos amplios en este campo.

PASOS A SEGUIR:

1. Tenemos que ver que necesitamos y que objetivo tendrá nuestro proyecto.
Trasladar la idea a la empresa de servicios(La empresa que se encargará de realizar nuestro proyecto)

2. Una vez expliquemos a la empresa lo que necesitamos, le empresa nos debe entregar una propuesta de proyecto, si el proyecto tiene expectativas de marketing, la empresa debe trasladarnos los objetivos a corto y largo plazo.

En este punto debemos valorar atención al cliente , como nos han explicado y aportado la información.

Nosotros debemos investigar y ver si la empresa cumple con Protección de datos y la LSSICE. Si dispone de sellos que valoren la web y certificados de colaboradores.

3. El dichoso presupuesto. El presupuesto es algo difícil de valorar, si no se es consciente del trabajo que hay detrás. Hay muchas empresas que venden proyectos web que se realizan casi  solos . Son web que pertenecen a las empresas de hosting y debes estar con ellas, una vez quieres rescindir el contrato la web no es tuya, pertenece a la empresa de hosting.

Este punto se debe valorar:

  1. La atención recibida
  2. La profesionalidad en la información transmitida
  3. Que no haya dudas sobre el producto que se compra
  4. El cliente debe ser consciente de que invierte en un proyecto profesional para su empresa. La inversión tendrá un ROI(Retorno de inversión) este debe ser positivo en corto o largo plazo, depende del modelo de negocio.
  5. Valorar los diferentes presupuesto y ver en que se diferencian. Hay muchos diseñadores web salidos de la nada. Pedir que la empresa cumpla normativas: LOPD-LSSICE- RC – ETC.
  6. Por supuesto requerir de contrato de servicios. Al cliente no le debe asustar, ya que es una garantía de que se cumplirá lo que se ha contratado.

4. No todo el mundo está preparado para realizar un proyecto web y lo más importante el no ser consciente nosotros de ello, seguramente nos proporcionará un fatal desenlace.

Ponerse en buenas manos y que el proyecto se cumpla con grandes expectativas ese es el fin de conseguir un buen presupuesto a una buena empresa.